Si todo  lo que vives cada día  te genera: Alegría, confianza, motivación, amor  por si mismo, por la vida, coherencia, sentido de vida,  tranquilidad o paz interna, satisfacción, sensación de  plenitud, ENTONCES tu vida  es  emocionalmente rentable. 

ENTONCES  VALE  LA  PENA TODO LO QUE INVIERTES, en términos de   tiempo, dinero, energía, riesgos,  esfuerzo físico, decisiones, limitaciones,  entre otros

Generalmente, cuando  se habla de rentabilidad  se asocia con el factor  financiero y  empresarial, donde  la rentabilidad es la utilidad o ganancia que nos  deja  una  inversión a corto, mediano  o largo plazo.  O cuando un negocio  genera mayores ingresos que gastos. Es decir  cuando el retorno es  mayor a  la  inversión.

En términos  de  calidad de  vida, es igual  y  aplica  en todas  las áreas de  tu vida.  Ejemplo:

Que tan rentable es  tu vida  laboral? cual es el retorno además del factor económico? Cual es el aporte que te hace a tu vida, tu trabajo, ? Cual es el aporte que hace tu trabajo a tu desarrollo personal-familiar ? Te hace feliz? estas aprendiendo algo nuevo? estas aplicando tus habilidades? Te genera Salud mental  y física? Cuales  son las  inversiones  que haces  de tiempo, cual es el costo que pagas ? Cual es la ganancia, ? que es lo que dejas de hacer  o de  disfrutar  para  alcanzar  las  metas  laborales? son preguntas que te pueden ayudar a tomar decisiones.

Que tan rentable es tu vida de pareja.? Cual es el costo-beneficio que pagas  para  mantener  una relación de pareja?  Quien dejas  de SER  a cambio de  vivir  en pareja?  que  has dejado de hacer, y  que permites para   conservar  tu vida  en pareja?  

A NIVEL  EMOCIONAL, todo lo que hacemos o  no hacemos  para lograr  un beneficio nos genera  un costo emocional, positivo o negativo, que es importante evaluar.

Cuando una situación no nos genera rentabilidad emocional, nos genera PERDIDA, que se refleja en ansiedad, miedo, depresión, inseguridad, inestabilidad, dependencia, baja autoestima y en general  insatisfacción. Es decir, no estamos construyendo para CRECER en nuestros activos intangibles sino decreciendo nuestro desarrollo personal, y por ende los niveles de RENTABILIDAD  EMOCIONAL.

Te invito a que revises  en las  diferentes  áreas  de tu vida cual es  la INVERSION que realmente haces o debes  hacer  para alcanzar  una RENTABILIDAD  EMOCIONAL sostenible, que  te asegure DESARROLLO, CONCIENCIA, COHERENCIA,   AMOR Y SATISFACCION.

Que es  lo que te hace  Feliz, por  lo que valdría  la pena  invertir  tiempo, hacer cambios en tus creencias, asumir riesgos en las formas de hacer, asumir retos, tomar decisiones y SER TU.  Eso es  CONECTAR CON TU CONCIENCIA.

Comparte este contenido